viernes, 14 de febrero de 2020

Sadie - Courtney Summers - Reseña

¿Quién no queda destrozado después de una pérdida familiar? ¿Quién no desea venganza y justicia cuando dicha pérdida la requiere? 
Sadie es una chica que vive en una pequeña comunidad con su hermana y una mujer que casi es su abuela en un parque de remolques. Su madre abandonó a sus hijas hace años, así que Sadie se hizo cargo de su hermana menor, Mattie. Los años pasaron y todo parecía ir bien… hasta el día en que encontraron a Mattie sin vida en una escuela abandonada a las afueras del pueblo.
Con el tiempo, Sadie decide tratar de resolver el misterio de la muerte de su hermana y comenzar la búsqueda de su asesino, algo que la policía no consiguió hacer, tal vez porque no sabían dónde buscar. Pero ella sí. Y un día desaparece.
No es fácil imaginar una situación como esta, sobre todo porque a nadie le gustaría pasar por algo remotamente similar. Sin embargo, incluso en la literatura juvenil en ocasiones surgen libros como este, casi catalogables como “adultos” debido a la crudeza que contienen. Pero la verdad es que las situaciones inimaginables en la vida real no hacen distinción de edad, como tantas otras cosas. Enfrentarse a algo así, incluso desde los ojos del lector, resulta en un sentimiento de considerable preocupación, tal vez por saber que las cosas así no solo suceden dentro de las páginas. Blog Lectores Nocturnos
Sadie es un personaje construido con apenas el detalle exacto para hacerla notar, porque a través de su propia mente su percepción de sí misma no tiene importancia. Pero la determinación e inteligencia que pone en encontrar al asesino de su hermana menor es algo tremendo de leer, aun en la ficción.
En este libro la historia se cuenta y complementa desde dos puntos temporales y voces distintas: el narrador de un podcast que como periodista investiga lo que sucedió con Sadie luego de su desaparición, y la propia Sadie, movida por un profundo deseo de venganza y dispuesta a todo para encontrar pistas que la lleven frente a la persona culpable. La narración crea una interesante fluidez al intercalar dos formatos de voz distintos, casi voz y mente, aunque pertenecientes a personas distintas. Una que habla directamente a otros con la intención de ser escuchada y contar el caso de Las chicas y otra que resulta por demás personal. Las múltiples sensaciones de Sadie dan el último toque a la formación del sentimiento general de la historia, pero West McCray nos cuenta el otro lado, nos explica aquello que construyó las razones de la protagonista y, de alguna forma, intenta responder a la pregunta ¿dónde está Sadie? 
La explicación periodística otorga precisamente la velocidad que un contenido requiere para resultar entretenido. Nos presenta un caso inquietante e único que definitivamente quedaría a consideración del oyente, y sería interesante leer la historia solo a través de ese punto de vista primero, y luego desde los momentos de Sadie, dando versatilidad a las posibilidades de lectura.
Esta novela muestra una cadena de situaciones resaltantes que suceden a lo largo de la vida de todos los personajes que hacen presencia, de cosas que los unen. Las causas y las consecuencias que por obra de un cruel destino se ven formando parte de la historia de la chica desaparecida que se cree busca al asesino de su hermana.
Los descubrimientos de Sadie la llevan a tomar decisiones difíciles, a ser más fuerte de lo que jamás pensó serlo. Su motivación es una impensable y ella posee exactamente la clase de mente necesaria para intentar cumplir su cometido. Blog Lectores Nocturnos
Y sí, de alguna forma muy sutil esta novela recuerda un poco a Perdida, pero con algunos personajes adolescentes y con un sentimiento distinto, casi del otro lado de la balanza.
Aunque en ocasiones el lector pone a prueba su propia resistencia emocional al seguir leyendo esta historia, no creo que tome ni una fracción del valor que la protagonista requiere para las cosas que se ve obligada a vivir.

Sadie nos entrega una historia de las que rara vez se encuentran en un librero, al menos en la sección para lectores jóvenes. Definitivamente forma parte de esos títulos que recomendaría leer para formar un puente entre la literatura juvenil y la adulta, si es que dicha transición de verdad existe.
Es difícil dejar de leer, a pesar del contexto en la historia. Visual gracias a su formato y su sentimiento, no decepcionará a quien busque una lectura adictiva y llena de crudeza. Y es que en una historia así, ¿qué importa más, la verdad o la venganza?

Calificación: 

La frase:
Saco la fotografía y la sostengo justo frente a su maldito rostro porque ya está bastante claro que tengo que hacerlo diferente a como lo hice con Ruby. ¿Cómo era ese dicho? ¿”Mejor pedir perdón que permiso”?
Pero nunca fui buena para decir lo siento, tampoco.
-¿Co… conoces a este ho… hombre? Ne… necesito saber do… dónde puedo en… encontrarlo."

Sadie, Courtney Summers. 344 p. VRYA, 2019
Trad. Ana María Perez

¡Hasta la próxima!

No hay comentarios: