lunes, 13 de septiembre de 2021

Calamity - Brandon Sanderson - Reseña

Para acabar con el mal, hay que luchar. Para hacerlo bien, hay que pensar. 
Listos desde hace mucho para dar final a esta historia, los ahora Exploradores se preparan para los que podrían ser sus últimos golpes, ya sea que ganen o pierdan. El destino parece haberse apartado de su lado -después de jugarles una mala pasada-, así que solo queda usar la mente y esperar lo mejor. 
En esta última parte de la trilogía volvemos a cambiar de escenario, porque el peligro en este mundo nunca se queda estático. A veces escapa y hay que perseguirlo, otras tú escapas de él, pero todos sabemos que en algún momento volveremos a encontrarlo. Y es que en esta realidad no hay otro camino. Blog Lectores Nocturnos
Es curioso cómo en las historias todos sabemos que aunque a veces nos alejamos de las situaciones tensas para ganar tranquilidad, al final terminaremos volviendo a ellas. Aquí no podía ser de otra forma. 
David y compañía se enfrentan a la búsqueda de sus ideas, y lo digo así porque luego de pensar en lo que podría seguir, ellos de verdad comienzan a averiguar si lo que piensan es cierto. Pues aunque antes todo parecía indicar que los Épicos eran unos seres bastante egoístas, lo cierto es que los grandes planes no pueden realizarse en soledad, ni siquiera siendo uno de ellos. 
Llego a la conclusión de esta trilogía con la agradable idea del héroe. Aquel que tiene tanta inteligencia como valentía. Impulsado por sus propios motivos, lo bastante intensos para hacerlo realizar las hazañas que se atreve a intentar. Pero también con un tanto más de esperanza hacia la realidad de esta figura; los héroes sangran, los héroes mueren. 
Y creo que eso lo hace todavía más interesante. Blog Lectores Nocturnos
En medio de una ciudad que cambia constantemente, Los Exploradores se ponen a cabo la misión de descubrir las últimas piezas de una vasija rota. Lo interesante ahora es que la acción cambia de tamaño. No es lo mismo luchar contra un enemigo a kilómetros de distancia que en cierta cercanía. Atrás quedaron las vistas de Chicago Nova y Babilonia Restaurada, aunque no por eso el escenario actual no posee su propio atractivo. La astucia toma un nuevo significado, y no aprender de ella puede llevar a la derrota. 
El camino ha sido largo, ¿pero se encuentran los Exploradores ahora más cerca del final? ¿Y será ese el final definitivo? 
Me encanta esta trilogía. Tengo entendido que es de lo menos denso del autor, pero no por eso me parece menos increíble. Supongo que se trata de una buena forma de introducirse a su obra. Después de esto no puedo imaginarme ser capaz de evitar demostrar interés por el resto de sus libros. 
Los Épicos y los Exploradores me mantienen al borde de la página. La emoción constante de sus momentos hacen de la experiencia una lectura adictiva, inesperada y contundente
Es posible que la complejidad del comportamiento de los personajes pueda parecer más notoria en los títulos anteriores, pero es imposible no admirar el sentimiento de conclusión en esta última parte. 
Odio llegar a los finales de las historias que realmente disfruto porque siempre quiero más. Calamity no es la excepción, pero sin duda me ha enseñado que los finales son inevitables, y hay que aceptarlos como sucedan. Si se puede disfrutarlos tanto como yo lo hice con este, qué mejor. 
David continúa siendo un protagonista digno de su historia, y me resulta difícil imaginar a alguien más enfrentando con la mente el mundo en el que vive. Pero no podemos dejar de dar mérito a sus compañeros de equipo, todos con personalidades y reconocimientos propios. 
Me gusta mucho también la manera en que ciertos giros hacen sentir a la historia con la misma frescura que en el primer título. 
Es posible que los sucesos en esta despedida parezcan menos numerosos, pero en mi opinión todo tiene un motivo. El autor es un estratega, igual que los Exploradores, y nos entrega las porciones justas de acción, suspenso e impresión cuando es necesario. Blog Lectores Nocturnos
Claro que voy a extrañar a los personajes y su mundo, incluso a los Épicos y lo increíble que era descubrir sus inesperadas habilidades, pero también los recordaré con cariño. 

Calamity termina por demostrar el concepto indicado de una trilogía, donde cada título tuvo su lugar y en ningún momento se sintió apresurado. La historia vive a través de sus personajes y sus intenciones, tantas y únicas ellas, para atreverse a hacer lo que hacen. En el mundo, incluso en el nuestro, hay razones por las que vale la pena darlo todo. El concepto del mal no siempre está alimentado por las razones esperadas, e incluso las razones de éste podrían ser interesantes, pero al final es el color de nuestra vida lo que nos indica el camino. 

Calificación: 


La frase: 
Está muy bien decir que vamos a ser buenos, pero eso no se consigue de inmediato, hay que hacer un gran esfuerzo, un esfuerzo en el que se precisa la ayuda de otros, para situarnos en el buen camino.” 

Esta lectura sucedió: 
Durante algunas noches de verano, en mi habitación, con luz artificial. Formato: Kindle 

Calamity, Bandon Sanderson. 416 p. Nova, 2017
Trad. Pedro Jorge Romero

¡Hasta la próxima!

miércoles, 26 de mayo de 2021

Starfish - Akemi Dawn Bowman - Reseña

La vida está llena de decisiones, algunas más importantes que otras. Cada día debemos tomar decisiones simples, cosas que nos llevan de un momento a otro más próximo. Pero a veces debemos tomar decisiones cruciales, cosas que formarán nuestro futuro, y otras debemos enfrentarnos al fracaso de ellas, e intentar descifrar qué pasa después. Blog Lectores Nocturnos
Kiko es una chica con un talento digno de su personalidad. Es una artista con el don del dibujo, de las imágenes que parecen salir de sus manos. Tiene mucho que expresar, pues la mayoría de las veces no puede hacerlo de otra manera. Kiko tiene un pasado, pero también quiere un futuro. Ella quiere ser mejor, quiere cumplir sus sueños
Sin embargo, en la premisa de su historia nos enteramos de que no fue admitida en la universidad a la que soñaba asistir. Y su vida, como la de cualquiera que pasa por una situación similar, parece haberse detenido. 
Terminé de leer esta novela hace tiempo, y tardé demasiado en completar su reseña. Es posible que me sintiera demasiado identificado con algunos puntos en el sentir de la protagonista y por eso me tomó tanto hablar sobre ella. 
Este libro me sorprendió porque a pesar de no ser complejo, sus giros emocionales, conectados entre sí, transmiten muy bien el sentimiento de la historia. Y también la lección. 
La vida de la protagonista tiene elementos reales y otros de ficción que se han visto muchas veces. En ocasiones las novelas son así, aunque no diga que eso es algo malo. Kiko es afortunada de conocer su talento, de tener sus sueños en claro, pero el resto de su vida no se relaciona con la belleza de su arte. Sus padres se han divorciado, sus hermanos no puede hablar con ella, y su madre parece no aprobar su forma de ser. Blog Lectores Nocturnos
Pero, a veces, cuando pasa lo malo, lo bueno también sucede. Y en la vida lo mejor que podemos conseguir en medio de una situación donde el futuro que queríamos tener es ahora incierto, es un poco de apoyo. Porque el apoyo a veces puede provenir de donde menos esperamos que sea posible, de alguna ilusión. 
Siempre defiendo la intención de la literatura juvenil, de transmitir mensajes a sus lectores, de dar posibles lecciones que puedan serles de utilidad si llegaran a necesitarlas. Esta novela es una de esas recomendaciones para aquellos que piensan en sus sueños, su talento y su futuro. 
Kiko de pronto se enfrenta a la posibilidad de su amor, y el descubrimiento de sí misma. A pesar de numerosos momentos que se han visto con cantidad de variantes, la enseñanza no deja de ser poderosa. 
Para crecer es necesario ser valiente, y solo se es valiente si se tiene algo que enfrentar. Y esas cosas nunca faltan. Sobre todo a esta chica. Al menos en este punto de su historia. 
Cuando uno es joven cuesta comprender que las dificultades son algo imposible de evitar, que el verdadero aprendizaje es hacerles frente, sin dejar de ser quienes somos, para poder convertirnos en quienes debemos ser. Blog Lectores Nocturnos

Starfish es una de esas novelas que pueden leerse rápido, que nos dejan con una lección importante sobre el crecimiento y la comunicación, interior y exterior. Los sueños son importantes para descubrir quienes somos, pero la realidad no siempre es buena con ellos. Sin embargo, eso no significa que debamos permitir que desaparezcan. 
En algunos momentos, de la oscuridad puede surgir algo hermoso. La libertad es indispensable para aprender a ser uno mismo. Nadie está solo en un mundo tan lleno, y es bueno encontrar la mejor compañía. 

Calificación: 

La frase: 
-Pero yo no quiero destacarme, para nada. Quiero ser normal. Quiero sentir que vivo en el mismo mundo que los demás. 
Si luciera como el resto, probablemente sería más fácil hacer amigos. Quizás hasta tendría una mamá a quien le importe. 

Esta lectura sucedió: En el verano, en una hamaca, en casa. Formato: papel.

Starfish, Akemi Dawn Bowman. 360 p. VRYA, 2019
Trad. María Victoria Boano

¡Hasta la próxima!